sábado, 1 de septiembre de 2012

Visita al zoológico


Camino entre árboles
me descalzo las ruedas de los pies,
muere el aguijón de una aguja de reloj
inyectando en las venas
espera y paciencia.

Alrededor hay cientos de animales
y no sabemos si es martes
o viernes o selva.
El tiempo deja de conjugar verbos
mi cautiverio te mira
detrás de una reja gigantísima
como tu fraternidad vacía,
en cámaras de fotos que relampaguean
bajo la dictadura del paisaje.

Camino inquieta, en círculos
respiro palomas breves
entran al zoológico y se van
donde animales no esperen su muerte recostada
cansados del ojeo y la mirada constante
y las voces, gruñidos de hombre.

Sigo comiendo de tu mano
hasta el día de la revolución.

Las rejas son mis costillas
y toda esta selva se muda lejos
tan lejos que me vas a encontrar
otra vez, pero llena de vida
cerrándole los ojos a tu muerte.

No hay comentarios:

Publicar un comentario